Historia Institucional

RESEÑA HISTORICA

 

Siendo un 18 de marzo de 1928 se reunió un grupo de personas en el Hotel “Panamericano” con el objetivo de formar una sociedad organizada de todos los choferes de Ibarra; como resultado, se eligió de presidente al señor Alfonso Acosta y secretario al señor Alfonso Tinajero, quienes en su ofrecimiento prometieron cumplir con las labores encomendadas para lograr una perfecta organización; según consta en la primera acta del libro que reposa en archivo del actual Sindicato de Choferes Profesionales de Imbabura.

Según acta de la Asamblea del 19 de marzo de 1929, se resuelve por acuerdo de los asistentes que el Directorio sea el encargado para designar el nombre definitivo que deberá llevar la Sociedad. El señor Manuel Yépez con apoyo unánime mociona que “todos los miembros de la Sociedad paguen la cantidad de 3 sucres como ingreso y 1 sucre mensual”, esta cantidad pagarán los choferes profesionales, sportman y los aspirantes a obtener el brevet de profesionales o de sportman.

En el acta de 26 de enero de 1930, el señor Julio Mora en su calidad de presidente manifiesta que la sociedad debe tener estatutos, para su buena marcha y los socios cuenten con garantías, como finalidad de toda institución.

Se propone buscar el perfeccionamiento moral y material; por lo que se acuerda se encargue al personal directivo llevar a cabo la redacción de los Estatutos que seguirán a la Sociedad de Chauffers. En sesión del 6 de febrero de 1933, se acuerda que desde la presente fecha la “Sociedad de Chauffers de Imbabura” llamada en su entonces, lleve la designación de “SINDICATO DE CHAUFFERS DE IBARRA”.

 

FESTIVIDAD

En Junta general del 17 de marzo de 1933, el socio Humberto Posso hace la siguiente moción: “Se aumente en los Estatutos, en la parte de Disposiciones Generales”, el siguiente Art. “El Sindicato festejará el 1º  de Mayo de cada año como su Aniversario” y es apoyada unánimemente.

 

ESTATUTOS

El 23 de Marzo de 1933, “se acuerda que el señor presidente del Sindicato de Chauffers de Ibarra, haga las gestiones necesarias para remitir los Estatutos al Ejecutivo para la aprobación respectiva, ya que, el Sindicato había terminado la discusión de acuerdo con la Ley y por lo mismo, estaban aprobados”.

 

 IMAGEN

 El 19 de marzo de 1934, se procede a la discusión de los colores del Pabellón que debe tener la Institución; después de una larga y acalorada discusión; se acuerda: “El Pabellón del Sindicato se compone de dos colores; el uno Rojo y el otro Verde; al centro llevará un volante blanco”. En la Asamblea del 3 de Septiembre de 1934, se acordó imprimir los Estatutos que han sido aprobados por el Ejecutivo. A partir del 10 de Febrero de 1938 empezamos a llamarnos “SINDICATO DE CHOFERES DE IMBABURA”. En el transcurso de los años el Sindicato ha mantenido diferentes cambios, los mismos que hasta la presente fecha han permitido cumplir con los postulados del glorioso Sindicato de Choferes Profesionales de Imbabura como son “JUSTICIA Y TRABAJO”.

 

SÍMBOLOS INSTITUCIONALES

En estos 90 años de vida institucional es un honor para el Consejo Administrativo y el equipo de trabajo de la Administración del Señor Edwin Vásquez Mera, Secretario General, dar a conocer nuestro más esperado y anhelado Himno de la Institución. Cantemos con fervor!!!

 

HIMNO

Letra: Mario García G.
Música: Edison Meneses

CORO
¡Salve!, Ilustre Legión del volante,
de Imbabura fulgente blasón,
de la Patria emblema exultante:
de nobleza, trabajo y valor.
¡Gloria a ti! compañero valiente,
que te ganas el pan germinado
con esfuerzo y con fibra señera:
¡Gloria a ti!... te proclama mi canto.
I
En la blanca ciudad de los Andes,
se ha forjado tu gran corazón,
y tu alma refleja como antes:
su hidalguía, albura y pasión.
II
En el vasto y azul leyendario,
por las rutas inmensas del tiempo,
la bandera de tu pensamiento:
ha marcado caminos de honor.
III
Y has dejado la herencia sagrada,
de llevar esa antorcha de gloria
alumbrando la meta alcanzada:
por el pueblo, la patria y su historia.
IV
¡Salve! Insigne hontanar de nobleza,
timoneles del viento en las rutas,
los laureles por tu ancestro logrado,
vivirán para siempre en el alma.